La exposición fotográfica (parte II)

Segunda parte de la exposición fotográfica


Como dije en la entrada anterior vamos a ver una serie de técnicas o trucos para lograr una exposición lo más correcta posible.

Pero antes vamos a introducir otro elemento que es clave para medir la luz y que está en tu cámara: el fotómetro o exposímetro. Este elemento es el encargado de valorar la luz de la escena y "aconsejar" a la cámara los valores de exposición más adecuados.

Cuando disparamos en modo automático estos valores son aquellos con los que dispara la cámara, pero nosotros, que ya disparamos en modo manual, usaremos estos valores como referencia a partir de los cuales buscaremos una exposición mucho más correcta.

¿Por qué digo esto? Pues porque los fotómetros de las cámaras digitales están calibrados para medir la luz comparándola con un patrón que tienen. Ese patrón es un gris al 18 % de saturación. Siempre tienden a igualar la medición de la luz a ese patrón y la consecuencia es que no se aprovecha toda la capacidad del sensor para captar la luz. Digamos que el sensor se queda "a medias" y esto se refleja en el histograma, veamos unos ejemplos:


          
Esta foto está hecha en modo automático y fijaros como el histograma no llega a la zona de las altas luces que es donde el sensor de la cámara trabaja mejor y cómo en la parte izquierda se agolpa información e incluso se "pasa" del límite indicándonos que hay zonas de la fotografía que no tienen nada de detalle en los negros. Datos de la foto: Iso 400, f / 18, 1/500.


          
En esta ocasión, en modo manual, el histograma ya llega al extremo derecho y la información se reparte mejor a lo largo del histograma, lo que posibilita una edición mucho más flexible. Datos de la foto: Iso 200, f / 5.6, 1/1000


Visto esto, ahora vamos a ver algunas técnicas importantes para medir correctamente la luz en una escena:
  1. Si tu escena incluye azul del cielo, mide la luz en el cielo, ajusta la exposición para que el cielo salga correctamente expuesto y luego reencuadra la escena sin variar la exposición.
  2. Si tu escena tiene verde en plantas, árboles, césped... mide la luz en el verde y luego reencuadra la escena.
  3. Mide la luz de la escena en la parte más clara que queramos que no pierda detalle, reencuadra y dispara (método Mellado)
  4. Cuando no tengas ninguno de los elementos anteriores, por norma general sobreexpón la escena entre 1.5 y 2 pasos.
  5. Un truco relacionado con el punto 4 y que yo creo es más gráfico y rápido es que lleves el indicador de la exposición de tu cámara a un punto de sobreexposición. Te lo explico un unos gráficos.
Este es un gráfico donde se representa una escala de exposición típica que aparece en el visor de casi todas las cámaras, en algunas aparecen los valores numéricos y en otras no, pero es lo mismo. Cuando el indicador está en el punto medio o en el 0 quiere decir que la exposición es "correcta".




Mi consejo es que lleves el indicador de exposición al +1 para que el sensor capte toda la información de la escena que sea posible. Este ejercicio es el mismo que el punto 3 pero creo que así el proceso de medir la luz es mucho más rápido y efectivo.



Estos valores son aproximados y dependiendo de la cámara o la escena estos datos pueden variar un poco, pero básicamente es la forma de proceder cuando vamos a hacer una foto.

Un último apunte:
En exterior en un día soleado para reproducir paisajes, una buena base es: Iso 100,
f / 11, 1/200.
En interior iluminado con luz natural Iso 400, f / 4 ó f / 5.6 y 1/60.


Ahí lo dejo.





Comentarios

Entradas populares